División en el PAN de Puebla, disputa por liderazgo y fracaso electoral

Política

En Puebla, la contienda por la dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN) ha generado una profunda división entre sus miembros. Por un lado, están los seguidores de Eduardo Rivera, supuestamente vinculados al grupo conocido como "El Yunque", quienes buscan mantener su influencia dentro del partido. Por otro lado, se encuentran sus detractores, quienes están decididos a relegarlo de la política local.

La sucesión de Augusta Díaz de Rivera ha atraído el interés de una decena de figuras políticas. Sin embargo, esta disputa no solo se centra en la elección de liderazgo, sino también en la evaluación del desempeño del PAN en las recientes elecciones de 2024 en Puebla. En esos comicios, el partido sufrió derrotas significativas, perdiendo todos los distritos locales y federales, así como la gubernatura del estado y gran parte de la zona metropolitana, con la excepción de San Andrés Cholula.

Según el diputado Rafael Micalco, la dirigencia del PAN ha estado presionando a los comités municipales para asegurar una transición de poder directa. Micalco ha instado a los presidentes de los comités municipales a no dejarse influenciar y a permitir que la militancia del partido sea quien elija de manera democrática al próximo líder en Puebla.

Augusta Díaz de Rivera ha estado movilizando apoyo entre los comités municipales para promover la candidatura de Eduardo Rivera Pérez o de alguno de sus aliados para sucederla en la dirigencia. Entre los perfiles cercanos a Rivera que se perfilan para dirigir el partido se encuentran el actual presidente municipal de Puebla, Adán Domínguez, el ex candidato por la presidencia municipal en la coalición opositora, Mario Riestra, y el secretario general del partido, Marcos Castro.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Lluvias

centered image